Estás aquí
BUSCARÁ FISCAL PENA DE MUERTE PARA JUARENSE EL PASO 

BUSCARÁ FISCAL PENA DE MUERTE PARA JUARENSE

Un juarense de 20 años enfrenta la pena de muerte luego de que la Oficina del Fiscal de Distrito de El Paso solicitó un cargo de asesinato capital en su contra y un gran jurado lo aprobó casi dos semanas antes de un juicio con jurado.

Se trata de Iván Gabaldón, quien está acusado del homicidio capital de Juan García Flores, de 63 años, cuyo cuerpo fue encontrado en un negocio ubicado en la Texas Avenue.

Gabaldón afirmó que García lo agredió y amenazó con un cuchillo durante un encuentro sexual remunerado.

De acuerdo con los documentos judiciales, Gabaldón dijo a los investigadores que García normalmente conducía una camioneta blanca, solicitando favores sexuales a hombres en el Centro.

El documento señala que García recogió a Gabaldón el pasado 22 de febrero en una calle desconocida del Centro y le ofreció 20 dólares para practicar sexo oral.

La declaración señala que García llevó a Gabaldón a un negocio en la cuadra 1700 de Texas, donde García vivía en una habitación.

Según documentos judiciales, Gabaldón le practicó sexo oral a García, como se había acordado, sin embargo, Gabaldón dijo posteriormente que quiso irse del lugar debido a diversas prácticas que no eran de su agrado y fue cuando García lo amenazó con un cuchillo.

Entre las prácticas, detalla la declaración jurada, fue una penetración sin consentimiento con un “palo de escoba”.

El documento afirma que Gabaldón pudo quitar el cuchillo a García y lo apuñaló varias veces para luego tomar las llaves de la camioneta y huir a Ciudad Juárez.

“El acusado estacionó el vehículo de la víctima cerca de la cuadra 900 de Myrtle y vendió el vehículo robado”, se lee en la declaración jurada.

“Después de que el acusado vendió el vehículo robado de la víctima por 200, el acusado se cambió de ropa en una calle desconocida y huyó inmediatamente a Juárez”, se agrega en el documento.

García fue encontrado con múltiples puñaladas en la espalda y el cuello luego del presunto altercado en el edificio.

El documento señala que Gabaldón cruzaba la frontera casi a diario desde Juárez y generalmente caminaba sobre el puente internacional Paso del Norte.

Los investigadores de la Policía de El Paso (EPPD) creen que Gabaldón y García se reunían a menudo en las primeras horas de la mañana los días en que Gabaldón cruzaba al país debido a la ubicación de sus teléfonos celulares.

Gabaldón fue arrestado e ingresado en el Centro de Detención del Condado de El Paso y fue acusado de homicidio grave con una fianza de un millón de dólares.

Los abogados de Gabaldón afirman que se estaba defendiendo cuando García supuestamente comenzó a realizar actos sexuales con Gabaldón que él no consintió.

En una audiencia virtual el martes, Curtis Cox, un fiscal principal de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de El Paso, ofreció permitir que Gabaldón saliera de la cárcel con una fianza de reconocimiento cuando los fiscales le pidieron a la Corte que permitiera más tiempo en el caso.

Sin embargo, cuando los abogados defensores de Gabaldón y la juez Pérez señalaron que no apoyarían la solicitud, el fiscal Curtis Cox anunció que su oficina buscaría un cargo de asesinato capital para Gabaldón y consideraría la pena de muerte para él.

El jueves, la Oficina del Fiscal de Distrito solicitó el cargo y ese mismo día fue aprobado con lo que la Oficina del Fiscal del Distrito pidió más tiempo para revisar el caso, sin embargo, la jueza del Tribunal de Distrito, Alyssa Pérez, le negó más tiempo.

Denise Butterworth, abogada defensora del juarense, dijo que el hecho de que los fiscales busquen un cargo de asesinato capital significa que creen que una persona es peligrosa para la comunidad y no debe ser liberada.

“El Estado debe probar con evidencia suficiente para demostrar que el individuo es un peligro según el Código del Gobierno de Texas”, dijo Butterworth.

“Esa será su carga, ante un jurado, para demostrar que sin una duda razonable que la vida en prisión no es suficiente para la seguridad de nuestra comunidad y que debe ser asesinado para proteger a la sociedad del peligro futuro que alegarían”, añadió.

Butterworth dijo que la Oficina del Fiscal del Distrito no debería necesitar tiempo para saber si Gabaldón es un peligro para la comunidad.

“El enorme poder que tiene el Estado de Texas en este momento no está siendo respetado ni honrado. El Estado ha mostrado aún menos respeto por el poder que posee. Que durante un último esfuerzo para ganar más tiempo después de que estuvieron expuestos por no estar preparados para el escenario actual del juicio por jurado, sin ningún proceso o procedimiento en el lugar, un fiscal deshonesto puede amenazar unilateralmente con la pena de muerte”, suscitó Butterworth.

Asimismo, Joe Moody, miembro de la Cámara de Representantes de Texas, manifestó su descontento con el caso y aseguró que se trata de un abuso de poder.

“Si es un peligro, la Fiscalía habría rogado que lo mantuvieran encerrado por temor a que volviera a matar. Y no se trata de un fiscal al azar que toma una mala decisión sobre la marcha, sino de la alta dirección del fiscal que utiliza la muerte como palanca. Es una injusticia y un abuso de poder”, dijo.

El Estado tiene hasta el 29 de noviembre para decidir si aplicará la pena de muerte en el caso de Gabaldón.

Written by 

Entradas relacionadas

Leave a Comment