AGUA DE DRENAJE ES RECICLADA PARA BEBER

 

Del drenaje a las líneas de agua potable: así de ambicioso es el proyecto de El Paso Water Utilities (EPWU) para proveer del líquido indispensable para la vida en esta región con más de 700 mil habitantes.

El proyecto comenzará a operar de manera oficial dentro de cinco años; entra en la categoría de “ciclo completo” del agua, porque la reutiliza una vez que entra al desagüe, es una de las alternativas más ambiciosas a nivel nacional para remediar los efectos de la sequía.

El Río Grande, fuente natural de agua en la región se ha ido secando. El cambio climático ha ocasionado que disminuyan las nieves de las montañas Rocallosas, en Colorado, que lo alimentan. Es por eso es que urge encontrar alternativas.

De acuerdo con Gilbert Trejo, director técnico de El Paso Water, la compañía cuenta con un plan de 50 años a futuro, el cual analiza el incremento de la población y las condiciones climáticas.

“En cinco años comienza la construcción de este importante proyecto. En El Paso cada día se tratan 60 millones de agua con un sistema que limpia el agua totalmente”, dijo Trejo.

Además del “ciclo completo”, donde el agua que se emplea para vaciar los sanitarios es objeto de una estricta purificación, El Paso cuenta con la planta desalinizadora más grande del mundo, para utilizar el líquido procedente de acuíferos profundos pero tan llenos de minerales que no la hacen apta para el consumo humano.

El sistema, en conjunto, se denomina como ‘Reutilización Potable Directa de Purificación Avanzada’.

Los expertos en tratamiento de agua, habían informado que para el 2020 El Paso experimentaría una grave escases de agua potable, por lo que medidas preventivas se han puesto en operación desde hace un tiempo.

¿Beberemos agua del drenaje?

Una vez que el agua residual es tratada, se vuelve a filtrar en varias ocasiones más para convertirla en agua potable.

Las fases cuentan con equipo especial de filtración de membranas, rayos ultravioleta, entre otros, los cuales matan bacterias y virus en el líquido.

“No, es como si se tomara el agua residual. Las personas tienen que tener confianza en que el agua es purificada con altos sistemas de tecnología. Estaríamos tomando agua que ya ha sido tratada a un alto nivel, y luego tratándola nuevamente antes de inyectarla en el sistema de agua potable”, expresó.

El Paso se une a lugares como el Condado Orange, en California, Scottsdale, Arizona, y algunas otras ciudades en donde se trata el agua del drenaje y luego se vuelve a inyectar de forma segura en el manto acuífero potable.

Aproximadamente el ciclo tarda cinco años para que el agua se filtre a través del suelo antes de ser bombeada nuevamente y tratada con los estándares de agua potable.

Las aguas residuales tratadas se someterán a una filtración adicional y luego se enviarán nuevamente a las tuberías de agua potable.

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, la cantidad de agua residual producida en las grandes ciudades puede representar del 50 al 60 por ciento del total del agua suministrada, lo que proporciona un recurso masivo para ciudades como El Paso que buscan agua.

Para asegurarse de que el agua esta limpia de cualquier agente patógeno o microbios, el agua de aguas residuales tratadas se envía a través de varios pasos de filtración, incluida la filtración de UV y carbón, informó Trejo.

Los estudios han encontrado que el agua tratada es, de hecho, menos probable que tenga contaminantes que el agua del río o del lago no tratada.

Seguridad sanitaria

El presupuesto para el año fiscal 2019-2020 de la compañía de agua comprende los 436 millones de dólares, de acuerdo con autoridades, se divide en tres prioridades para la sustentabilidad a largo término.

La primera, es seguridad del suministro de agua a futuro, seguida por la rehabilitación de infraestructura antigua y el incremento de población.

El suministro de agua en El Paso depende de muy pocas fuentes. Un ejemplo es la Presa del Elefante en Nuevo México, misma que se encuentra solamente con 4.5 por ciento de su capacidad máxima.

A solución, la planta de recuperación Fred Harvey, en el Noreste de El Paso, se encarga de tratar 8 millones de galones de agua residual por día a través de cuatro pasos iniciales de filtración.

La tuberías de agua necesitan basto y constante mantenimiento, Trejo informó que El Paso cuenta con 3 mil millas de tuberías de agua potable y 2 mil 500 de tubería sanitaria, mismas que deben ser mantenidas en buen estado para apto funcionamiento.

Impacta crecimiento de población

A medida que la comunidad de El Paso continúa expandiéndose, El Paso Water planea construir una instalación avanzada de purificación de agua, que utiliza tecnología avanzada y crea un alto nivel de filtración para colocar en el sistema de distribución.

Se espera que la población en el Condado de El Paso incremente a poco más de 900 mil habitantes para el año 2020.

“No hay agua nueva. Lo que estamos haciendo no es realmente diferente de lo que hemos estado haciendo durante décadas”, informó Trejo.

El consumo de agua diario por persona ha disminuido en más del 35 por ciento desde 1985. El objetivo para el 2030 es de 10 galones menos consumidos que en 2017.

Add Comment